Manualidad "Sus Majestades los Reyes Magos"

Peque ha traído una manualidad del cole que me ha encantado y quiero compartirla con todos vosotros. Con ella han trabajado la psicomotricidad fina (clavando los palillos y haciendo los agujeros), estimulación sensorial (tacto, olfato e imagino que gusto, porque no habrán resistido a chuparlo...) y la expresión oral (me imagino la conversación que habrá traído en clase, podéis trabajar las frutas, los cítricos, de qué árbol provienen...). D. llegó a casa con un Rey Mago, explicándome cómo lo había elaborado, pero enseguida me dijo: Mamá es que los Reyes son tres...y pensando cómo hacer a Baltasar se nos ocurrió usar un kiwi... 

 MATERIALES:
  • Dos limones y 1 Kiwi.
  • 12 palillos (para las piernas).
  • 1 cortador de corazón de manzanas (para hacer los agujeros de los ojos).
  • 1 cutter (para hacer la boca y la nariz.
  • Papel Plateado (nosotros reciclamos de envoltorio de chocolate y bombones).
ELABORACIÓN:
  • Hacemos dos agujeros con el corta- manzanas (ojos), nosotros lo clavamos en la fruta y ellos lo remueven y sacan.
  • Con el cutter hacen la nariz y boca.
  • Clavan los palillos.
  • recortan la corona (yo la dibujé previamente) y la pegamos con celo.
Sus Majestades los Reyes Magos han formado parte de nuestra decoración de Navidad este año.

Asamos castañas

Tarde de sábado en Diciembre, hemos dado un paseíto, hace frío...se nos enciende una bombillita ¡vamos a asar castañas!. Hace unos días peque vino  cantando una canción (con la música del anuncio de Cola-cao: yo soy aquel negrito del África tropical....).


Podéis asar las castañas en el horno, solo hay que hacerlas un cortecito para que no exploten. Hoy las hemos cortado nosotros, pero hay un cortador especial y cuando lo consiga también peque puede ayudar en esta tarea.

Mientras se asaban las castañas hemos preparado unos cucuruchos de papel de periódico para que no se enfríen las castañas, peque ha doblado el papel (ejercitando los músculos de sus manitas, psicomotricidad fina). Hemos aprovechado para hablar de qué árbol salen las castañas, que es un árbol de hoja caduca, cómo se protege su fruto a través de una capa con pinchos para que los pájaros y otros animales no se las coman....reforzando todo lo que estamos aprendiendo sobre el otoño.


Ya solo queda pelarlas (más psicomotricidad fina) y ¡¡comérselas!!....feliz fin de semana y feliz otoño.



Antes de saber leer y escribir...actividades discriminación de letras

¿Os habéis preguntado alguna vez qué saben vuestros hijos sobre las letras, las palabras, sobre la lectura en general, antes de saber leer y escribir?. ¿cómo podemos preparar el camino respetando su nivel de desarrollo, madurez y su ritmo de aprendizaje en este tema?. 

En ocasiones tenemos demasiada prisa porque aprendan a leer y a escribir, existen falsas creencias sobre niños más inteligentes si aprenden antes a leer. Hay quien opina que los niños no deberían aprender a leer ni escribir hasta los 6 años. Pero como en todo CADA NIÑO TIENE SU PROPIO RITMO.

Los niños, antes de saber leer o escribir tienen unas ideas sobre la lectoescritura, fruto de su experiencia y conocimiento del mundo, nuestros hijos viven en un mundo gráfico, están expuestos a imágenes y diferentes símbolos ( es importante que el entorno en el que se muevan sea estimulante, tener libros y revista que manipular, visitar bibliotecas, leer carteles en la calle...). 


La primera conclusión a la que llegan los peques es que dibujar no es lo mismo que escribir, son capaces de distinguir los dibujos del resto de los símbolos...si les pedimos que hagan un dibujo usarán unos trazos diferentes a si les pedimos que escriban algo (que hagan letras). Siempre que hagan un dibujo les pediremos que escriban su nombre o que le pongan un título (como ellos puedan, no es necesario que las letras sean como las de los mayores, después nosotros loas podemos transcribir)


¿Pero qué son letras y qué no lo son? esto es algo que normalmente les cuesta más, letras, números y otros símbolos se parecen... y para ello les podemos proponer actividades como estas. El objetivo en estas actividades NO es aprender el nombre de las letras (desde mi punto de vista algo no necesario para poder leer o escribir, LEER es mucho más que sonorizar las letras, nuestro sistema de escritura NO REPRESENTA SOLO LOS SONIDOS, es algo mucho más complejo que deberán ir construyendo a partir de la manipulación del lenguaje).

En estas dos actividades se trabajan varias cosas.

  • Distinguir letras de números.
  • Clasificar letras ( o números que son iguales).
  • Atención y observación. 

Materiales:

  • Letras y números imantados (se puede hacer con cualquier otro material casero: abecedarios y juegos de números escritos en conchas, piedrecitas, papel...) y letras y números escritos en gomets (pegatinas)
  • Bandeja imantada (se ha usado una de hornear galletas).
  • Lo que sobra del rollo de papel de cocina.
En la primera actividad se presentan números y letras imantados y se pide que se separen los números de las letras, esta actividad se ha realizado en varios días, primero en el tablón grande (blanco) se ponía una linea dividiéndolo en dos (la ciudad de las letras y la ciudad de los números), al principio fue complicado y se quitaron unas cuantas fichas. Otro día se pusieron en la bandeja pequeña (gris) números y debía encontrarlos y separarlos de las letras, haciendo una clasificación; otro día hicimos lo mismo con las letras. Otras actividades que realizamos con el mismo juego era encontrar los intrusos, ponía las letras y 5 números y él los tenía que descubrir (podéis aumentar o disminuir el número de intrusos); o encontrar la letra que es igual a... poniendo una en la bandeja pequeña.

La segunda actividad, el tubo de las letras, fue un juego que preparé para un viaje. Con el tubo que queda al terminar el papel de cocina escribí números y letras. En una hoja de gomets círculos de colores escribí las letras y él las debía buscar y pegar (el tubo quedó precioso y se convirtió en  un catalejo).























Si queréis saber más sobre el tema de la lecto- escritura lo hemos tratado en entradas anteriores:
Y en la página Lecturas infantiles podéis encontrar los enlaces a las entradas con actividades propuestas para fomentar el desarrollo lectoescritor.



Cambios y mudanzas con niños

Hoy quiero compartir con vosotros algo que hemos vivido en las últimas semanas: UNA MUDANZA. Los que ya hayáis vivido alguna ya sabéis lo que conlleva, pero no me voy a quedar en las cajas, rollos de cinta empaquetadora, vaciar cajones, armarios, limpiezas.... quiero presentaros esta experiencia desde el plano emocional y la vivencia con niños.

Esta no es la primera mudanza de la familia (y os aseguro que es algo a lo que no te acostumbras, pero de lo que sí aprendes). Vivimos fuera de nuestro país de origen y sé que nos esperan alguna más...

En la primera mudanza familiar peque acababa de  cumplir 2 años, salíamos de nuestra ciudad, "de nuestra vida" para empezar una nueva etapa en el país vecino. Yo era superconsciente que el cambio le iba a afectar (y de hecho afectó en su comportamiento: nuevos miedos nocturnos, se intensificaron las rabietas...). 

Todo el mundo te dice: "no te preocupes por el niño, ellos se adaptan enseguida, verás que bien le va a ir"...y es verdad que se adaptan a los cambios (por propio instinto de supervivencia), pero debemos estar preparados para ACOGER sus emociones y su manera de vivir los cambios, RESPETARLAS y ACOMPAÑARLAS. Es fácil decirlo y escribirlo, pero la realidad es otra, pues también los adultos (sus referencias y figuras de apego) tenemos nuestros miedos, preocupaciones y explosiones emocionales...creo que ante esto solo funcionan altas dosis de PACIENCIA y BUEN HUMOR para aceptar, acoger y respetar nuestros propios sentimientos, ser compasivos con nosotros mismos.


Al enfrentarnos a este nuevo traslado (jugábamos con "ventaja" era el la misma ciudad, solo cambiamos la casa) tuve presente algo que leí en "El Mundo emocional del niño, comprender su lenguaje, sus risas y sus penas" de Isabelle Filliozat. Encontrarás el enlace para comprarlo aquí. :

  • D. fue partícipe en la elección de "la casa nueva", cada vez que íbamos con el agente de la inmobiliaria a visitar una vivienda él nos acompañaba y  después le preguntábamos que le había parecido. La decisión la tomamos nosotros como adultos, pero tuvimos en cuenta su opinión, sus necesidades, pues también es el lugar donde él va a vivir. Es verdad que en algunas visitas se mostraba cansado y que los adultos en ocasiones prescindimos de ellos para tomar ciertas decisiones por hacer las cosas más rápido, por no cansarles...pero él no se hubiera sentido escuchado, además el poder visualizar la casa nueva antes le ayudó a poder anticipar el futuro y sentirse seguro ante el cambio. La primera noche en la "casa nueva" durmió supertranquilo.
  • También participó en todo el proceso de la mudanza...cuando le comentamos que nos cambiábamos para estar más cerca de su cole, vimos casas...empezó a mostrar sus inquietudes ¿y mis juguetes van a estar en la casa nueva?¿dónde voy a comer?¿dónde voy a dormir?¿y "osito" también viene?¿y mi cepillo de dientes?...estas preguntas me aseguraban que estaba exteriorizando sus miedos, inquietudes y yo las respondía, él metía sus juguetes en las cajas de la mudanza, las cerraba y me ayudaba a abrirlas en la casa nueva y a colocarlos en su nuevo lugar. Sus juguetes y libros fueron "desapareciendo" poco a poco de la casa antigua (fue lo último en ser embalado). "Las tareas materiales relativas a una mudanza ayudan al trabajo de duelo de lo antiguo y preparan para afrontar lo nuevo. Empaquetar las cosas, , ordenar también significa comprobar el apego que sentimos por los objetos, revisar su historia"  (Isabelle Filliozat).

Nuestro peque vivió el cambio de manera consciente, le acompañamos en el duelo del pasado, en la consciencia de sí mismo y de lo que ha permanecido igual a pesar del cambio, él es el mismo, su familia sus juguetes están ahí a pesar de haber dejado atrás una casa, ha podido anticipar al representar lo que va a hacer en su nuevo hogar. Y aunque ha habido momentos de tensión y con dificultades las hemos superado y la adaptación a lo nuevo ha sido más fácil para él. 



El día D: Después del homeschooling



Nos apuntamos a otro carnavalito de blogs, esta vez organizado por Marvan en su blog  Orca. Esta vez nos preguntamos qué pasará después del homeschooling, cómo se adaptan los chicos al sistema escolar, a la universidad o al mundo del trabajo. Nosotros estamos todavía en fase de desescolarización mental y ni siquiera hemos llegado a la edad de escolarización obligatoria  y me cuesta imaginar como será la vida después  cuando todavía estoy haciéndome a la idea de que comenzamos la educación en familia.

Puede que finalmente escolaricemos al peque al cumplir los 6 años y todo esto se convierta en el recuerdo de una historia que finalmente no pudo ser. Quizá no escolaricemos hasta más adelante, si esto sucede, ya he pensado un poco en ello, y siguiendo los consejos de Mayra Rodriguez, de Estilo Familiar, intentaremos seguir en nuestro homeschooling una relación más o menos directa con lo que están haciendo los chicos de su edad en el colegio, está claro que siguiendo nuestro propio ritmo y nuestra metodología pero sin perder su referencia por si se diera el caso de una escolarización a mitad de ciclo.

Otra posibilidad es que pasen diez años ¡pasan tan rápido! y el peque se convierta en un joven de 16 años sin pisarla escuela y entonces seguiremos el ejemplo de Marvan con "el mayor" que se ha presentado a los exámenes y ha obtenido finalmente el título (en un rápido resumen de la historia, explicada con detalle en su blog . Pero claro, es difícil hacer planes a este respecto pues no sabemos cómo evolucionará la ley española en este sentido: ¿más permisiva o más restrictiva? sólo el tiempo lo dirá. Sabemos por experiencia que en España dos legislaturas y media dan para muchos cambios en educación.

Otra de las opciones que últimamente contemplo (y realmente creo que tiene posibilidades interesantes) es la de cursar un curriculum internacional para finalmente a los dieciocho años matricularle en una universidad estadounidense (y así que se vaya a conocer mundo) No en vano estoy segura de que todos los homeschooler recordamos las noticias que no hace tanto tiempo llegaban de Harvard .

Pero todo esto es sólo un suponer y un divagar ¿cómo voy a organizar su futuro? ¿y si decide que no quiere estudiar? ¿y si se pone a trabajar a los 16 años? España lidera el ranking de abandono escolar de la Unión.
¿y si consigue una beca deportiva? ¿o decide ser actor, escritor, músico? ¿o monta una start up con 13 años?

Claro que ya puestos a soñar,  lo mejor sería que nos tocara la lotería y pudieramos cambiar nuestro homeschooling por roadschooling, pero creo que eso da para otro Carnaval de blogs que podría titularse ¿cómo imaginas tu homeschooling si el dinero no fuera una limitación? ahí lo dejo.





Juguetes, juguetes...¿qué juguete?- qué juguetes les gustan a ellos y cuales a nosotros.

Por el título de hoy os habréis dado cuenta que esto de los juguetes es un conflicto para muchos padres, o al menos para mí lo es. 
Sin duda NOSOTROS somos el mejor "juguete" para nuestros hijos o dicho de otra manera, ningún juguete podrá dar a los más pequeños nada mejor que nuestra compañía y cariño. Pero creo que los juguetes tienen un papel muy importante en la vida y el desarrollo de todo niño, y es que el juego es una cosa muy seria.

foto tomada de  Jaisa educativos
foto tomada de  Jaisa educativos 
Siempre que tengo que comprar un juguete para un niño busco algo didáctico, motivador, algo con lo que el niño/a desarrolle alguna habilidad...estos son los típicos juguetes que nos gustan a "nosotros/as" los papás (y más a las que somos profes que tenemos un poco de deformación); juguetes de madera, juguetes no electrónicos, no comerciales. A veces acertamos con ellos los peque pasan horas y horas jugando con ellos; otras veces, son juguetes que no llaman nada su atención y juegan con ellos si nosotros se los ofrecemos...

Pero también es verdad que hay otros juguetes que les "entran por los ojos" (más en breve que se acerca la campaña que más juguetes vende en el año) y que desean con todas sus ganas y cuando los tienen los miran, juegan con ellos un ratito y se quedan en el cajón de los juguetes. 

Entonces ¿qué hacemos como padres?¿dónde está el punto medio? juegos electrónicos (coches y muñecas con pilas que corren, andan y hablan), construcciones de madera pintadas a mano, Barbies, Monsters High, tortugas Ninjas.... estos muñecos/as son modelos para nuestros pequeños, ¿se los compramos por el solo hecho de que lo tengan todos los demás niños? ¿debemos ser un poco críticos ante esto y enseñarles a ellos a serlo?. 

foto tomada de http://en.wikipedia.org/wiki/Monster_High

Siempre me he cuestionado este tema y hasta ahora ofrecía a mi hijo los juguetes que pensaba le aportaban los valores y convicciones que queremos trasmitirles, pero nuestro hijo vive en una sociedad y el relacionarse con otros niños, vivir en otros entornos hace que sus demandas cambien. Hoy a la salida del colegio un amigo le ha regalado unas cartas de "Digimon",los niños las llevan desde los tres años, las tienen en sus manitas, miran los monstruos, se las cambian...¿pero es algo pensado para estas edades?¿qué les aporta?, este tipo de cartas no dejan de ser juegos de rol, un tipo de juego pensado para otras edades...no les hace ningún mal (es el comentario de una mamá, todos las tienen....) 


He buscado el objetivo del juego: Evolucionar, pasar por encima del otro, tener más poder que el otro... y tengo claro que no es esto lo que quiero trasmitir a mi hijo.
Cuando hemos llegado a casa, ha elegido con qué juguete jugar "su colección de animales", es verdad que he jugado con él alguna vez a colocarlos en el continente en el que se encuentran, a clarificarlos según el tipo de alimentación o el hábitat en el que viven....desde bebé charloteaba con ellos, los manipulaba, hacía filas. Pero hoy los ha elegido él libremente y los ha clasificado por familias, ha cogido la tapa de una papelera para hacer hielo y poner a los osos polares, la tapa de una caja para hacer un medio acuático...


¿Qué opináis? ¿les guiamos hacia un tipo de juguete?¿compramos aquellos que más anuncian en la televisión?¿el juguete de moda?.




Homeschooling y cambios en la sociedad

Es curioso cómo damos por hecho tantas cosas que hoy en día nos parecen normales y que antes sin embargo no se hacían así. A todo el mundo le parecía normal y un día cambió. Los cambios generalmente son para bien pero de vez en cuando conviene pararse a pensar en porque las cosas se hacen de una determinada manera o desde cuando se hace así, para darnos cuenta de como evoluciona la sociedad.

No siempre es cierto eso de "siempre se ha hecho así" más bien deberíamos decir "desde que yo recuerdo se ha hecho así" (o algo parecido). Por ejemplo, desde que yo recuerdo los coches no pueden cruzar el parque de El Retiro, sin embargo, mi padre (que tampoco es tan viejo) si que ha cruzado el parque en coche. Cuando me lo contó me parecía una locura ¿en coche por El Retiro? sin embargo en su momento causó bastantes quebraderos de cabeza a los conductores que habitualmente pasaban por allí. Pero fue un cambio positivo, un espacio ganado a la ciudad para los peatones. Por eso creo que no debemos tener miedo a los cambios.

Ya he dicho que mi padre no es tan viejo, aún no ha cumplido los sesenta, y nació en casa ¡y pesó más de 4 kilos! sin epidural, sin médico... sólo con las mujeres de la familia que acompañaron a mi abuela y una comadrona que había ayudado a nacer a todo el barrio, y estoy hablando de la ciudad de Madrid, no de un pueblo de provincias perdido en el monte. Ahora nacer en casa nos parece una locura. Está claro que la generalización del parto hospitalario ha ayudado a reducir notablemente la mortalidad de mujeres y niños durante el parto por lo que nuevamente fue un cambio positivo, pero también es cierto que la medicina ha evolucionado mucho y el control prenatal de la madre y el bebe aún no nacido es constante y exhaustivo por lo que no debería ser tan difícil o tan extraño parir en casa con ayuda de una doula (versión "cool" de las antiguas comadronas). En muchos países europeos ésta es una opción que ya está normalizada aunque en España todavía lo vemos como un capricho de los padres, de la madre sobre todo.

Lo mismo ocurre con el homeschooling que en los países anglosajones se da como una opción educativa más y aquí se ve como un capricho o una moda. Se confunde la educación en familia con el abandono de las responsabilidades paternas pero si volvemos a mirar al pasado comprobamos que muchas de las grandes mentes que cambiaron el mundo fueron educadas en casa, casas de clase alta la mayoría, si claro, eran los que tenían acceso a la educación y a los libros. pero sobre todo porque el colegio tal y como lo conocemos hoy en día no se generalizó hasta principios del siglo XX y fue por el auge de los totalitarismos políticos que pretendían asumir el control de la población y no dejaron pasar la oportunidad de empezar cuanto antes a través de las escuelas (aún así la escolarización no se realizaba hasta los 6 años) Nuevamente la generalización de las escuelas supuso un cambio positivo al acercar la educación a toda la población. La alfabetización general supuso una mejora para lo sociedad (aunque las pretensiones iniciales de las élites políticas y económicas fueran otras: a mejor preparación económica, mejores trabajadores y por lo tanto mayor rendimiento económico. Lo cierto es que la escuela cumplió y cumple su función y una labor positiva en la sociedad, pero no es menos cierto que en la sociedad de hoy en día,con libre acceso al conocimiento, los padres que deseen educar a sus hijos en casa deberían poder hacerlo sin ser cuestionados o juzgados por la sociedad pues su opción es tan válida como la de los padres que deciden educar a sus hijos en un colegio.

Aquí dejo una infografía sobre la evolución del homeschooling en los Estados Unidos.



Homeschooled: How American Homeschoolers Measure Up

Source: TopMastersInEducation.com

Feliz día!


Actividades de otoño en casa

En la entrada anterior os proponíamos algunas ideas para disfrutar del otoño con vuestros hijos al aire libre, hoy os presentamos tres actividades para hacer en casa.
 
En la primera hemos recogido hojas de diferentes formas y tamaños y las hemos pintado con témpera de los colores que habíamos observado que estaban las hojas. Hemos usado las mismas hojas para pintar de diferentes colores y así hemos descubierto qué color salía al mezclar (nunca dejará de sorprenderle esto...). Al terminar de pintar la hoja la hemos dado la vuelta para estamparla y la acariciábamos (así podía sentir el tacto de la hoja).
 
Tras la pintura he aplicado una actividad de la vida cotidiana del método Montessori...él mismo ha lavado los pinceles y los cuencos del agua, potenciando su autonomía y autoestima.
 

En el cole, han hecho un proyecto en el que han trabajado el maíz (para celebrar el día de la Hispanidad han descubierto un alimento venido de América), y se me ocurrió después de pelar unas mazorcas, cocerlas, pasarlas por la sartén y comérnoslas, pintar estampando lo que quedó de las mazorcas...ha sido muy divertido porque tenía que estampar haciéndola girar a modo de rollo. Hemos observado además cómo cambian los cultivos en el otoño y con ellos los productos que consumimos.
 
 
Y la última es una cortina de otoño, esta es una actividad que hice hace unos años con alumnos de 4º de primaria, imprimí varias siluetas de hojas (en casa iría con peque a por las hojas y trazaría la silueta), las colorearon y cada uno eligió una letra para formar la palabra AUTUMN, les llevé como modelo una hoja que tenía varios colores y ellos las decoraron como quisieron, con todas las hojas formamos cortinas para las ventanas y puerta del aula.
 
 
 
 

Actividades de otoño al aire libre.

En España y en Portugal (los dos países desde los que se comparte Educaldía) ya es OTOÑO, una estación llena de posibilidades para disfrutar con nuestros hijos, aunque hace más fresquito, llueve y no podemos salir tanto al parque, no olvidemos las ventajas que aporta el parque a los más pequeños y aprovechemos todo lo que nos regala esta estación.
 
Desde bebés, los colores y sonidos de las hojas aportan una maravillosa estimulación, cuando no llueva, salid al parque y haced montones con las hojas, saltad encima escuchando como crujen (es un sonido que encanta a los niños), lanzad las hojas al aire y disfrutad viéndolas caer, clasificad las hojas por colores, formas y tamaños. Y algún día de lluvia podéis poneros las botas de agua, chubasqueros...y ¡A saltar charcos!
 


 
Siempre había disfrutado de estas actividades con mi hijo, pero este año lo estoy haciendo de una manera aún "más consciente", la formación que estoy realizando sobre el método Montessori me está ayudando a comprender y estimular al peque de otra manera.
 
Según los estudios que realizó María Montessori, el niño de los tres a los seis años se encuentra en el periodo de la "mente consciente", se encuentra en un periodo activo de aprendizaje, por eso es importante aportar experiencias enriquecedoras en las que pueda experimentar desde sus sentidos, comparando, observando, manipulando lo que le rodea será capaz de comprender y amar el mundo en el que vive.
 
También esta autora demuestra que los niños tienen una motivación innata para aprender, al llevar a los pequeños al parque o al jardín querrán recoger palos, piedrecitas, hojas...aprovechemos esa curiosidad y ayudémosles a clasificarlas, elaborar líneas rectas o curvas, hacer dibujos, trabajos manuales, collages con ellas.
 
Podemos hacer un cesto, caja o mural sobre el otoño con los objetos que recopilemos o con fotografías que tomemos.
 
Con niños más mayores podemos recoger las hojas e investigar a qué árboles pertenecen, observar el color de las hojas y ayudarles a diferenciar entre los árboles de hoja caduca y árboles de hoja perene. Se pueden hacer tarjetas con los nombres y las fotografías de estos árboles, para trabajar además la lectoescritura.

 
 
 
Si vivierais en un medio rural o tuvierais jardín o huerto en casa podríais observar las especies de verduras y hortalizas que nacen en esta estación del año y pedir a los niños colaboren en las tareas del huerto, sería muy enriquecedor para ellos...los que vivimos en la ciudad nos conformaremos con ir al  mercado o supermercado y elegir los productos propios de esta estación, llamad la atención de los pequeños de cómo han cambiado las frutas y verduras con respecto a las que tomaban en verano, presentadles nuevos productos como las granadas,  chirimoyas, uvas, frutos secos, mazorcas de maíz, calabazas....
 
FELIZ OTOÑO
 
 

Introducción al sístema workbox (educajas)

Sue Patrick desarrolló el método de las educajas (Workbox System) para la estimulación diaria de su hijo autista hace 10 años. Pronto, gracias a su difusión por Internet y de la publicación de un libro, su uso se ha generalizado en muchas familias homeschool gracias a su pragmatismo y flexibilidad.

Ejemplo de organización de una familia con tres hijos de The Pleated Poppy


No debemos confundir las educajas con un método de aprendizaje o un curriculum determinado sino que se trata de un sistema organizativo, una forma de presentar las materias a los niños que resulta cómoda tanto para los padres educadores como para los jóvenes que estudian en casa (y por lo que he leído en la Red, este método está siendo también adoptado en las aulas para presentar el material a los alumnos)

Una de las ventajas de las educajas es que permiten personalizarlas al uso y costumbre de cada familia y a las edades y necesidades de cada niño. Voy a explicar brevemente el método original desarrollado por Sue Patrick (tienes toda la información en su web, en inglés) ya os digo que nosotros en casa lo hemos adaptado a nuestras necesidades y hay cosas que no utilizamos como la tarjeta de entrada y salida a la escuelita.

En su idea original Sue Patrick utiliza 12 cajas plásticas numeradas, del tamaño de una caja de zapatos, situadas en una estantería baja para que sea el propio niño el que coja su material de trabajo. Dentro de cada caja se debe poner todo el material necesario para realizar cada actividad, de esta forma se evitan interrupciones o perdidas de atención para ir a buscar tal o cual cosa. Las actividades de las cajas tendrán una duración de 15-20 minutos. Cada caja está numerada y además tendremos 12 tarjetas plástificadas, cada una corresponde a una de las cajas. Estás tarjetas sirven para que el niño lleve un control visual del trabajo realizado, pues una vez terminado el contenido de la caja se deja la tarjeta en ella (pegada simplemente con velcro para poder reutilizarlo cada día). Además de estas tarjetas, llamadas TIRA DE CONTROL, Sue Patrick, propone realizar tarjetas para las actividades habituales de los niños (leer, tocar un instrumento, deportes, merendar...) siempre decoradas con dibujos y palabras que identifiquen la actividad. 


Tarjetas de Sue Patrick (a la venta en su web)
Según el sistema creado por Sue Patrick entregaríamos a la mañana al niño su tira de control con las tarjetas de números correspondientes a las cajas y las actividades (como las de la imagen de arriba). Al terminar cada caja el niño guardará el material y despegaría el número de la tira de control pegándolo en la caja correspondiente, que dejará a un lado (una vez más lo que se busca es el control visual por parte del niño del trabajo realizado). En la tira de control, además, se incluirán TARJETAS DE AYUDA, más o menos según la edad del niño y las dificultades de las cajas. Esto permite que el niño pueda dejar la caja que no sepa realizar y pasar a otra actividad hasta que el padre educador pueda ayudarle con el trabajo.

Al terminar las tarjetas de la tira de control el niño entenderá que ha terminado su tarea del día y puede cambiar la tarjeta de "entrada a la escuela" (que estará situada en un lado de su mesa de trabajo) y cambiarla por el cartel de "Salida de la escuela". Cerrando el ciclo completo de trabajo.

Con este sistema de cajas y tarjetas lo que se pretende es que el niño tenga el control de lo que tiene que hacer en cada momento, se trata de ganar autonomía y confianza. Las cajas deben contener la actividad completa para poder ser realizadas por el niño sin interrupciones, más allá del uso de las tarjetas de ayuda. El adulto en cualquier caso tiene que estar presente en la actividad, aunque no intervenga en su realización. Como hemos dicho, lo que se pretende es conseguir autonomía, el placer por aprender y por terminar el trabajo.

Esta información está obtenida de la web de Sue Patrick: www.workboxsystem.com y de todo lo aprendido en el curso de Métodos Dinámicos de Laura Castellaro en www.aprendeconalas.com (curso que os recomiendo si estáis pensando en implementar las educajas en vuestra familia pues da muchísimas ideas y ejemplos prácticos para adaptarlo a las necesidades de cada uno).


¡Feliz día!




Lo malo del homeschooling

Desde su blog Biósfera de Familia, Zinnia Muñoz, nos invita a reflexionar sobre lo malo del homeschooling. Es una propuesta muy interesante porque siempre estamos buscando todo lo positivo a la educación en familia y muchas veces ocultamos o escondemos nuestros miedos, nuestras inseguridades que por supuesto también las tenemos.

Para mí ha sido fácil decidir que es lo peor del homeschooling, supongo que es por que acabamos de pasar septiembre y todas las conversaciones han sido sobre la vuelta al cole.

Para mí lo peor no son las noches en vela pensando si estamos haciendo lo correcto, si hacemos bien en seguir nuestro instinto y nuestro criterio o deberíamos seguir la costumbre  de nuestro entorno y llevar al niño al colegio. Lo peor no es tener la sensación de que toda la responsabilidad está sobre tu espalda, si el niño lee, si suma no suma, si juega así o asa, si comparte, si sale o entra. Lo peor no es tener que organizar cada día al milímetro para tener la comida hecha y la casa recogida y a la vez no desatender las necesidades del pequeño, nuestras salidas, el trabajo y la pareja. No, todo eso es duro, sobre todo ahora al principio de este camino como estamos nosotros. No. Para mí, ahora mismo en nuestra situación, lo peor es tener que explicar constantemente por qué hacemos homeschooling, tener que justificar nuestra decisión una y otra vez, los motivos de nuestras opciones familiares, analizar nuestro modelo familiar, cuestionarnos ante otras personas los pros y los contras de esta educación, detalles y más detalles de lo que hacemos a lo largo de todo el día con el niño, ver como examinan a mi hijo comparándolo con "los escolarizados". Entiendo que es preocupación, que es inseguridad ante algo desconocido, la falta de modelos, de referencias, pero me molesta mucho, mejor dicho: me cansa tener que dar tantas explicaciones, y eso que cada vez doy menos a no ser que yo misma lo vea necesario.  Y ya digo que seguramente sea porque acabamos de pasar septiembre y todos los niños de nuestro entorno han empezado el colegio pero llevamos un mes sintiéndonos un poco "observados" y cuestionados.



Por otra parte veo como nuestra decisión hace que algunas personas se cuestionen aspectos de su vida que creían inamovibles como es el tema del colegio, la educación y la escolarización. Mucha gente no sabe que hay otras opciones, en España el tema del homeschooling es muy minoritario y sólo ahora, poco a poco gracias a los blogs y a Internet se está conociendo un poco más pero aún se ve como una idea "radical" o elitista.

Hay muchas cosas duras en la educación en familia, mucho esfuerzo y mucha responsabilidad pero al mismo tiempo hay muchas alegrías, mucha satisfacción al ver los pequeños detalles y como crece nuestro hijo. Un gesto, una pregunta, un comentario y las dudas desaparecen rápido y todo el esfuerzo (y el sobre esfuerzo) merece la pena.

Esta entrada participa en el Carnavalito de blogs organizado por Biósfera en familia. Vista su blog si quieres conocer la opinión de otras familias sobre qué es lo peor del homeschooling.

Feliz día!!





Y tú...¿cómo prefieres entretener a tus hijos?

Hoy hemos ido a un centro comercial y algo me ha llamado la atención...mientras esperábamos en la entrada del probador a que papi se probara los trajes, tres peques (entre 2 y 6 años) esperaban sentados en el suelo"pacientemente" a sus mamis y papis, solos, sin hacer ruido jugando con dos tablets (compartían una y hacían turnos), mi peque se ha acercado a ellos a mirar el juego, también en silencio. Yo a su lado, simplemente observaba la situación, al salir la madre del probador me dice: "es la única manera de poder comprar tranquilos", yo la he sonreído...


La foto está tomada de  Photodune.
 
Mientras papi pagaba las compras hemos salido a comer algo de fruta y a jugar a un área de columpios que hay dentro del centro comercial ( a mi hijo no le gusta nada ir de tiendas, se pone nerviosísimo ante tanto estímulo y se aburre muchísimo). Allí otra familia ha vuelto a llamar mi atención...esta vez era un padre con dos niños (de edades entre 3 y 5 años) que se reían estrepitosamente. El papá inventaba juegos con sus manos, tenían que pasar por una especie de túnel que él hacía con sus manos sin que les atrapara....de pronto mi hijo se ha contagiado con las risas y gritos de estos niños.

 
No pude evitar comparar las dos situaciones, a aquellos niños y el papel de observador del mío...

Como padres, nuestros hijos en muchos momentos nos agotan, siempre están llenos de energía y ganas de jugar (pero eso es ser niños ¿no?...). En mi opinión esta etapa pasa muy deprisa y no vuelve, si ahora no les damos contacto físico, nos comunicamos con ellos a través de las palabras y miradas, si sus risas no hacen ruido ¿lo harán en la adolescencia?.

Y vosotros, ¿ qué opináis?¿cómo entretenéis a vuestros hijos?.
 
Con esta entrada no pretendo juzgar a nadie, ni el estilo educativo de ninguna familia, es tan solo una reflexión, un pararnos a pensar....


Educar en la emociones: Ritual del agradecimiento

En una entrada anterior, compartíamos un artículo que nos invitaba a reflexionar y practicar algunas actitudes para que la crianza de nuestros hijos, además de respetuosa, sea consciente en los valores que queremos trasmitirles.
Se nos invitaba a hacer un ritual de agradecimiento con nuestros hijos para aumentar su círculo de "preocupación" (término usado por  Stephen  R. Covey en su libro los 7 hábitos de las personas altamente eficaces).
Nosotros, hace tiempo que hacemos algo parecido, como familia Cristiana ( y queriendo ser coherentes con nuestras creencias y valores), cada noche, al acompañar a nuestro hijo en la rutina de ir a la cama, rezamos una oración (el Padre Nuestro de los niños) y terminamos dando gracias a Dios o pidiéndole por algo o por alguien.
No es necesario que seáis creyentes si queréis compartir este momento en familia (hay muchas maneras de hacerlo y creo que cada uno  desde sus creencias intenta trasmitir valores universales, los que son importantes para ellos, a sus hijos).
Es un momento especial, en el que mi hijo (de tan solo 4 años) no deja de sorprenderme y de exteriorizar emociones que ha vivido (también podéis hacer otros juegos como te cuento mi día).  Él pide por esa persona que vimos sin hogar, por aquella que estaba enferma, incluso hoy, ha dado gracias por los señores que estaban trabajando donde hemos comprado el helado y ha pedido porque durmieran bien (después de esto he querido sentarme a escribir y compartirlo con todos vosotros, porque ni yo había reparado en aquellas personas; mi petición había sido por todas las personas que trabajan en el cole, por las que le cuidan cuando yo no estoy, por quien prepara la comida para él...).  Esta la parte esencial de este ritual,  él es capaz de pensar en esas personas, de pedir o dar gracias por ellas, porque es empático con ellas, las valora, y percibe de que están realizando un trabajo, las respeta y son alguien para él.

Desde mi punto de vista educar la parte emocional es tan importante (o más) que la cognitiva, y con estos pequeños detalles podemos hacerlo.  El tiempo que pasamos con nuestros hijos, las actividades que compartimos, cada minuto con ellos cuenta y educa.

Lo mejor para nuestros hijos....¿pero qué es realmente lo mejor para ellos?

¿Qué es LO MEJOR para nuestro hijo? esta es una pregunta que nos hacemos de vez en cuando...anoche, volvió a salir la conversación tras otra pregunta...¿Qué le deparará el futuro?. Creo que esto es algo que nos cuestionamos todos los padres y a lo que no podemos responder, pero sí pararnos a pensarlo de vez en cuando y analizar lo que estamos haciendo, los valores que estamos intentando inculcar, el tipo de crianza, sabemos que somos modelos, que lo que le demos hoy serán sus herramientas mañana...pero qué es lo verdaderamente importante para nosotros, qué queremos que prime en su educación...coincidíamos en que queremos su felicidad por encima de todo, que sea "buena" persona...pero también salió aquello que nos han inculcado...su futuro profesional, su estatus ¿es algo que podemos predecir desde la infancia?.

Vivimos en una sociedad altamente competitiva y en la que "los conocimientos" de nuestros hijos se han convertido en trofeos . Presumimos delante de los amigos (cántale la canción de los colores en inglés, ya sabe sumar, y se sabe....).















Nos dejamos arrastrar...queremos que nuestros hijos sepan idiomas, que toquen un instrumento, que monten a caballo e incluso que hagan tiro con arco, judo, ballet, natación... pero, ¿Cuándo les dejamos ser niños? ¿es esto lo que les aporta la felicidad? las competencias necesarias para ser...¿qué?, para tener...¿qué?.

Pues esta mañana me he encontrado con este artículo:

"Are you raising nice kids? A Harvard psychologist gives 5 ways to raise them to be kind""¿Estás criando niños buenos? un psicólogo de Harvard, nos proporciona 5 buenas maneras para criar niños buenos" (por supuesto no creo que haya "niños malos" he hecho una traducción bastante literal, creo que se refiere más a NIÑOS EMPÁTICOS), Me ha parecido interesante, así que intentaré resumirlo al Castellano (pido de antemano disculpas si interpreto mal algún concepto).
 
Para empezar, me ha llamado la atención que el 80% de los chicos encuestados respondieran que lo que más les preocupaba a sus padres era su felicidad y sus resultados académicos (por ahí iba nuestra conversación ayer...), más que si se involucraban en proyectos sociales que ayudaran a otros ( somos bastante individualistas...y trasmitimos estas expectativas a nuestros hijos).

 


Y aquí están las 5 estrategias que nos propone para educar a la nueva generación de un modo más humanista y centrado en la ayuda al otro:



  1. HAZ DEL CUIDADO DE LOS OTROS UNA PRIORIDAD.
Aunque como padres priorizamos en su felicidad y realización, también necesitan entender las necesidades de los demás. Se lo podemos inculcar enseñándole a pasar la pelota a un compañero de equipo o ayudando al niño que está siendo molestado por otros.
2. DA A TU HIJO OPORTUNIDADES PARA SER BONDADOSO Y AFECTUOSO. Hay estudios que demuestran que las personas que están en ambientes en los que se dan las gracias, se piden las cosas por favor....son más felices (practiquemos en nuestras familias usar mensajes de amor). Da oportunidades a tu hijo de colaborar en las tareas del hogar (poner la mesa, quitarla, ayudar a preparar la comida), María Montessori era una gran defensora de esta propuesta. Aporta grandes beneficios a los pequeños.  Cread rituales de agradecimiento durante la cena o a la hora de dormir (en casa lo hacemos y mi hijo no deja de sorprenderme).
3. ABRE EL CÍRCULO DE INTERÉS DE TU HIJO. Nuestros hijos se preocupan de lo que sucede en su entorno (a sus papis, hermanos, a su seño y compañeros...), a veces cuando caminamos con ellos por las calles o ven la televisión se encuentran realidades diferentes ( una persona pidiendo, alguien llorando o con una enfermedad que llama su atención), su afán por entender el mundo les hace preguntar ¿por qué?, de nuestras respuestas y la manera de afrontar esas situaciones (muchas veces es difícil darles una explicación) dependerá la manera con que sus ojos miren estas situaciones. Si nosotros somos amables, cariñosos y respetuosos con las personas que nos encontramos ellos lo serán.

4. TEN UNA MORAL FUERTE EN TU PAPEL DE MODELO. No olvidéis que educamos con el ejemplo.
 

 
5. AYUDA A TU HIJO A MANEJAR SUS SENTIMIENTOS DESTRUCTIVOS. Todas las emociones son necesarias, son funcionales porque nos son útiles, ni buenas ni malas (son agradables o desagradables). Como padres debemos acoger las emociones de nuestros hijos, pero a la vez darles herramientas para canalizarlas de manera que no les hagan daño a ellos ni a quien les rodea. Trabajar con ellos técnicas de relajación como parar y hacer respiraciones profundas es una buena idea.


 

recetas de helado

Probablemente este post llegue con un poco de retraso, ya nos acecha el otoño y parece que se ha terminado el tiempo de los helados  pero la verdad es que me gustaría compartir unas cuantas recetas superfáciles que hemos ido haciendo a lo largo del verano y esperar hasta que vuelva el calor el año que viene me parece demasiado tiempo.



En casa de mi madre teníamos una heladera que habíamos utilizado una vez el día que la compramos  pero este año "me picó el gusanito" de hacer helado y le pedí a mi madre que me la trajera a casa ¡y al peque le encantó! asique en un solo verano la hemos utilizado más que en los últimos 10 años. 

Aquí van las recetas, recomiendo ver las webs originales para conocer los detalles específicos de cada receta (además, en las tres las fotos y comentarios merecen la pena)

Helado de nesquik de fresa

La receta la tome del blog "Mis Margaritadas" pero adapté las cantidades porque tenía poca nata y no podíamos esperar a ir al super para hacer este helado! Esta buenísimo!!!  sólo mezclar, enfriar y disfrutar.

Ingredientes

100 ml de leche
20g. azúcar
3 "petit suis"
2 - 4 cucharadas de nesquik
200 ml de nata

Calentamos la leche y disolvemos el azúcar. Retiramos del fuego y añadimos los petit suis y el nesquik de fresa a discrección. Mientras el peque removía la mezcla rosa yo fui montando la nata hasta que tomó consistencia y lo añadimos a la mezcla. Lo dejamos en la heladera dando vueltas unos 40 minutos hasta que tome la consistencia apropiada. 



Helado de Sandia

Esta receta viene de la mano de Maribel que tiene un blog precioso, lleno de inspiración llamado Una pizca de hogar. Esta receta es facilisima y  fresquita, ideal si te regalan una sandia gigante como nos pasó a nosotros, jajaja! Gracias abuelo!!

Ingredientes

500 ml de nata
70g de azúcar 
500 ml de sandia sin pepitas
(en la receta original lleva crocanti de almendras y sirope de fresa pero como no teníamos en casa nosotros no se los pusimos, aún así quedó deliciosa)

Cortamos la sandia y ponemos al peque a quitarle las pepitas, mientras montamos la nata y la dejamos en la nevera. Una vez que la sandía esté limpia de pepitas hacemos un zumo con la batidora y añadimos el azúcar al gusto . Mezclamos el zumo de sandia con la nata y a la heladera, esperamos 40 minutos y a disfrutar!



Helado de fresas con nata

Este helado es tan fácil de hacer que parece mentira que el resultado sea tan espectacular. La receta es de Sandra Mangas del blog La receta de la Felicidad.  

Ingredientes:

500 ml mermelada de fresa
500 ml nata

Montamos la nata y añadimos la mermelada. Media hora a la heladera y listo. Ya dije que era fácil, no?
Y sabe a fresas con nata. Deliciosa. 




Con estas tres recetas de helado damos por terminado el verano de Educaldia.
Ya toca empezar a disfrutar del otoño.

Feliz día!!




Banco de datos - libro familia- La lista de clase

Ya hemos explicado qué es un banco de datos y cómo elaborarlo. Hoy os presentamos dos modelos, uno para quien realizáis homeschooling y otro para las que trabajáis en el cole:


BANCO DE DATOS LIBRO DE LA FAMILIA:
Este libro nos acompaña desde que peque tiene dos años y de vez en cuando lo coge, juega con él....La idea se me ocurrió no solo para trabajar la lectoescritura, sino como una manera de tener cerca y recordar a las personas que queremos (al vivir en otro país, la distancia hace que nos veamos poco y peque tenía un lío de gente y caras...no sabía quien era quien); todo aprendizaje es más sólido si le acompaña una base emocional.

  1. Primero recorté fotos de cada una de las personas que eran importantísimas para nosotros (familiares y amigos muy cercanos), las imprimí todas en el mismo tamaño (a mí me fue útil hacerlo en una tabla de Word, recortaba foto y pegaba en la tabla así no se mueve).
  2. Hice otra tabla con los nombres de cada uno, en mayúsculas y negrita.
  3. Las fotos las pequé en cartulinas blancas elaborando tarjetas.
  4. Plastifiqué los nombres y las tarjetas con las fotos.
  5. Puse velcro en las tarjetas de las fotos y en las de los nombres (así los podemos quitar y jugar a poner a cada uno su nombre).
  6. Unos agujeros y unas anillas y así quedó el libro de la familia.

Si quieres convertir el libro en una base de datos solo tienes que imprimir la foto con su nombre al lado , una lista con la foto solo y otra con los nombres solos. Recorta esta última y plastifícala, pon velcro por detrás para poder ponerla al lado de la foto correspondiente.


BANCO DE DATOS LISTA DE CLASE:

Los nombres y apellidos de los niños y niñas de la clase contienen todos los grupos consonánticos y todas las asociaciones de letras que se te ocurran.
Te propongo una nueva manera de pasar lista con tus alumnos ( a los míos les encantaba).
  • En tres años hice una lista de clase con la foto y el nombre de cada niño/a al lado, la fotocopié tantas veces como niños/as eran y una para mí (hice 29 copias) y metí cada lista en una funda de plástico. Cada mañana, cuando nos sentábamos en la asamblea tres niños eran encargados de repartir la lista a sus compañeros (y otros tres de recogerlas cuando acabábamos). En el primer trimestre leíamos todos juntos la lista, poniendo el dedito en la foto del niño o la niña: decíamos
                         1. Almudena
                         2. Rocío.
                         3. Manuel
                            .........
Como veis además de trabajar los nombres trabajábamos el orden.
En el segundo trimestre había un encargado de leer la lista (os podéis imaginar que todos se sabían la lista de memoria y sentían que sabían leer) y si alguien tenía dificultad se le ayudaba.
  • En cuatro años quité las fotos de la lista, solo los números y el nombre.
  • En cinco años la lista era con el nombre y dos apellidos y en letra cursiva.
    Creo que os podréis hacer una idea de cómo hacer la lista, he desenfocado los nombre por protección de datos de los alumnos.
Os animo a hacer esta actividad, a los niños les encanta poder leer el nombre de sus compañeros y ser ellos protagonistas de pasar lista.


Juegos con macarrones y spaguetti

A veces con la comida  si se juega.

 El otro día estuvimos haciendo juegos con macarrones y spaguetti.  

Primero le presenté al peque la bola de plastilina con los spaguetti pinchados y un buen puñado de macarrones para que fuera ensartándolos en los palitos. 



Estuvo un rato entretenido con eso pero pronto descubrió que prefería hacer "monstruitos" con la plastilina y los spaguetti (aunque no hice fotos de eso) y quedaron muy divertidos.

Estas actividades favorecen la psicomotricidad, la concentración y la creatividad en los niños.

Son sencillas y divertidas. 

¡Feliz día!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...