TEATRO DE SOMBRAS

teatro-sombras-lecto-escritura

El otro día compramos en el kiosko el libro ilustrado Tu Alien de la colección  Cuentos Ilustrados de Planeta de Agostini  Esta bien darse una vuelta por los kioskos de vez en cuando porque siempre se encuentran cosas interesantes. A mi madre y a mi nos encantaba rebuscar entre los titulares de las revistas y reconozco que estoy trasladando esta afición a mi hijo ¡todo sea por leer!

Y, así, rebuscando hemos descubierto esta colección super bonita.

Tu Alien es el primer libro de la colección y además de para hablar del espacio exterior, tema que nos encanta, nos ha servido como introducción al mundo de los extraterrestres. El mayor me preguntó: ¿vive alguien en la luna? (pregunta difícil donde las haya para una amante de las "teorias conspiratorias" como yo)

Ademásde para hablar de otros mundos aproveché que es un cuento sencillo para hacer un "teatro de sombras" que es una actividad super fácil y que nos gusta mucho. Lo próximo será hacer el diy de teatro chinesco que nos dejó el otro día en su blog Eulalia de Princess and The Owl Stories aunque yo lo que quiero es  comprarme el kamishibai de Alupe  o que alguien nos lo regale jejeje!

alupe-teatro-sombras-lecto-escritura
kamishibai de Alupé Juguetes


Hacer un teatro de sombras como el que hicimos nosotros es sencillo. Venden libros ya hechos los Shadow puppets, con figuras variadas para contar historias  pero no es difícil hacerlo en plan casero. Yo lo hice simplemente recortando las siluetas en una cartulina negra (más que nada porque dibujar no es lo mío y así nos evitamos distracciones). Recorté las figuras principales y las fui presentando mientras contaba la historia proyectando la sombra en la pared con ayuda de una pequeña linterna. El primer día lo hice yo las demás veces que hemos contado este cuento es el mayor el que cuenta la historia, a veces siguiendo el libro, a veces inventando su propia versión.

teatro-sombras-lecto-escritura
imagen de ejemplo de Pinterest
Es una actividad divertida y creativa. 

Aquí os dejo otras formas de disfrutar del teatro en casa.

TEATRO-LECTO-ESCRITURA

TEATRO-SOMBRAS-LECTO-ESCRITURA

TEATRO-LECTO-ESCRITURA



Espero que os haya gustado esta actividad. Un abrazo





Cachete a tiempo

crianza-respetuosa-castigo


Hace unas semanas dieron en los telediarios la noticia de una madre detenida por dar una bofetada a su hija. Este hecho ha vuelto a reabrir el interminable debate de la conveniencia de la llamada torta terapéutica o cachete a tiempo. En estas ocasiones, parece que en educación el fin si que justifica los medios.

Muchos se han echado las manos a la cabeza ante la supuesta exageración de la actuación policial. "no es para tanto", "había llegado dos horas tarde a casa", "la madre estaba nerviosa". Algunos incluso reconocen que hubieran hecho lo mismo en su situación y como siempre está el " a mi una vez mi padre me dio dos tortas y aquí estoy tan bien" (amigo, a lo mejor si te acuerdas no estás tan bien). Siempre hay muchos argumentos a favor del adulto, es fácil ponerse en su lugar ¿cuántas cosas habrá pensado esa mujer en esas dos largas horas? ¿cuántos males le podrían haber ocurrido a su hija? Pero la niña llegó a casa bien, no sabemos que la entretuvo entre la escuela y su casa, sólo sabemos que aparentemente está bien ¿y como la recibe la madre preocupada? ¿con besos y abrazos de alegría? ¿con llanto de desesperación por lo que podría haber pasado? ¡con las cosas que salen en las noticias! No, su madre la recibió a tortas. Tales fueron sus gritos que los vecinos llamaron a la policía y la policía al verla tan nerviosa se la llevó a comisaría. "estaba peor que la hija" dice la noticia. Y de pronto el agresor se convierte en víctima. Una vez más los malos tratos a menores se justifican y se infravaloran, se busca una explicación: es normal, imagínate, dos horas tarde llega la niña.

¿Agresión? no, castigo físico


Por algún motivo que no llego a entender las agresiones a los niños nos resultan fáciles de justificar. Gritos, cachetes, nalgadas... son frecuentes los chistes sobre madres con la zapatilla en la mano. No ocurre lo mismo si invertimos los papeles. ¡un niño pegando a su madre! "qué falta de educación", "qué consentido", "le faltan dos tortas" (seguramente le falten dos besos) Una vez más es el menor el culpable y el adulto la victima, bueno, muchas veces se culpa al adulto, en especial a la madre de no haber sabido cortar de raíz  este comportamiento.

Es fácil darse cuenta de lo flexibles y variables  que son las creencias generales contra el maltrato familiar modificando un poco la historia. Por desgracia también lo vemos en las noticias todos los días. Titular: un hombre detenido por dar una bofetada a su esposa. ¡es que no habría ni debate! todo el mundo aplaudiría la actuación policial. La mujer salió de trabajar y llegó dos horas tarde a casa. ¡pero qué celoso! ¡es indignante!¡es increíble! ¡qué triste, pobre mujer! ¡lo que habrá tenido que aguantar! Si, damos por hecho que no es la primera vez, bueno aunque lo fuera! algo así no se puede soportar. ¿cómo va a ser la primera vez? si fueron los vecinos los que alertaron a la policía. Lo que habrán tenido que aguantar hasta llamar a la policía, que no llamas por que un día se den cuatro gritos. ¿y en el caso de la niña? Nos hemos preguntado si era la primera vez. ¿acaso importa? cuántas tortas son aceptables a la semana, al día? solo cuando llega tarde, bueno y si suspende, si no come también (esto en niños pequeños se da más de lo que imaginamos) y si dice palabrotas, ah! y si pega a su hermano, que eso está muy mal ¡¡cuántos motivos encontramos para pegar a los niños! La agresión en la infancia, quier decir el "castigo fisico" (hay que ser políticamente correcto) siempre está justificado mientras no se supere un numero aleatorio de "palizas".



Otro de los argumentos más surrealistas que se dan es el de "me duele más que a ti pero he tenido que hacerlo para que aprendas" ¡Toma ya! El niño se lleva el azote en el culo y el peso del chantaje emocional sobre los hombros ¡eso si que es lo que se llama un comportamiento adulto y responsable!

Y mi favorito,  el que me llevó a indagar en temas de crianza respetuosa, a preguntarme por otras opciones: al final te doy un azote para que llores por algo. En uno de mis primeros post conté la historia. 

Como conclusión solo me queda decir que ojalá algún día pegar a un niño esté tan mal visto como pegar a un adulto (no digo mujer, me parece sexista y retrógrado)  que no se pegue por convicción, por que no se puede aguantar que se maltrate a un ser humano. Tenga la edad que tenga y el parentesco que nos una. 

Un abrazo 








Probando las bolsitas Naturnes de Nestlè

prueba-naturnes-nestle



Gracias a Madresfera hemos sido seleccionados por Nestlé para probar las nuevas bolsitas de Naturnes.

En casa nos encanta la fruta. Es de las pocas cosas que nunca falta en la cocina: peras, naranjas, manzanas... Al mayor le gustan todas, desde los sencillos plátanos a los exóticos mangos. En la frutería se mueren de la risa cuando llora porque no hay caquis. Y la bebe apunta maneras, también parece que se está aficionando a la fruta y casi no da tiempo a pelar la manzana para que se la coma a pequeños mordisquitos con sus incipientes dientes de leche. Con ella estamos aplicando el baby-led weaning (o BLguarring como dice una amiga).

La verdad es que en casa nos gusta la fruta "a mordiscos" y si es conocida nos la tomamos simplemente lavada, con piel y todo. La del super o la frutería prefiero pelarla porque es en la piel donde se concentran la mayoría de los productos perjudiciales (por decirlo de una forma sencilla) que pudiera contener (encontrarás información sobre este tema aquí)

Lo cierto es que nunca habíamos comprado un producto como Naturnes, claro que nuestro caso tal vez es un poco especial porque tampoco hemos comprado nunca potitos y en nueve meses solo hemos gastado un paquete de papilla y ninguno de leche de fórmula. Vamos que no somos demasiado partidarios de la comida precocinada ni para los mayores ni para los pequeños.

Pero desde Nestlé nos han hecho llegar estas bolsitas para valorarlas y ofrecer nuestra opinión.

El paquete contenía:



4 bolsitas Naturnes 4 frutas
4 bolsitas Naturnes Plátano, Manzana y Avena.
4 bolsitas Naturnes Manzana, Mango y Zanahoria
4 bolsitas Iogolino Manzana y Fresa
4 folletos informativos





Las recetas son aptas a partir de los 6 meses, según Nestlé, aunque siempre hay que tener precaución con las alergias y esas cosas. Como la bebe ya tiene los nueve meses cumplidos los ha probado todos pero no le ha gustado ninguno especialmente, creo que al seguir con el pecho y no haber tomado biberón el sistema de chupar por el taponcito no la gustaba demasiado. Sin embargo, el mayor que está a punto de cumplir los seis años es el que más ha disfrutado y  el primer día ya se tomó cuatro sobrecitos seguidos y ya se los tuve que quitar porque no íbamos a poder probarlos para hacer la valoración. Los que antes se gastaron (y por lo tanto los que más gustaron fueron los de Iogolino. A mi también fueron los que más me gustaron, los otros la verdad es que saben todos parecidos. Hay que hacer una valoración del sabor del 1 al 5 así que en casa les damos un 3.

naturnes-prueba-nestle


También valoraremos la textura y aquí le doy un cinco porque lo cierto es que la fruta está trituradita sin trozos, muy suave y agradable de tomar.

Ahora viene para mí la valoración más complicada "facilidad de uso". Es cómodo de usar, verdaderamente si porque no necesita frío y está listo para tomar. Pero esto mismo podría decir de una mandarina: no necesita frío y está lista para tomar (además no deja residuos porque la cascara es natural y biodegradable. Las bolsitas son tan cómodas de llevar como casi cualquier fruta a las que estamos acostumbrados a tener en casa. Incluso en un pequeño tarro podríamos prepara la misma papillita con un kiwi y un plátano por mucho menos de lo que cuesta la bolsita en menos de tres minutos. Y es que el plástico es un problema del que debemos concienciarnos, lejos de esto estamos acostumbrando a nuestros hijos a la "fruta rápida" está bien que los niños coman fruta pero tienen que saber pelarla, es parte de la cadena, del proceso de comer fruta, si queremos un mundo sostenible tenemos que evitar excesos como estas bolsitas que deberían usarse sólo como una urgencia, por un despiste o una gran falta de tiempo en una situación que realmente me cuesta imaginar, porque tardas lo mismo en guardar la bolsita en el bolso que en echar un plátano o lo mismo si vas al supermercado y tienes que coger una bolsita de Naturnes en vez de cuatro peras. Como siempre es cuestión de comodidad, la bolsita mancha menos, eso esta claro.

Antes de lanzarnos a comprar estos productos debemos pensar en la necesidad de consumir tantos embalajes, la fruta tiene una protección natural que hace que se conserve perfectamente sin necesidad de presentarla en paquetitos de colores atractivos. La tierra nos lo agradecerá. A pesar de esto quiero decir que el producto en sí es de calidad, no tiene azúcar añadido ni colorantes ni conservantes. Sabe a fruta, solo tengo que valorar el producto no su calidad ética.

Aquí dejo un vídeo y una actividad con ideas para reciclar tapones, ya hemos escrito por aquí algún post sobre el asunto, ya que vamos a generar residuos al menos que no vayan directamente a la papelera.

JUEGOS-TAPONES






        



Día del libro: aprender a leer

Ya está aquí el día del libro  y como siempre la blogosfera se llena de interminables listas con los mejores libros para niños y adultos, la verdad es que estás listas son fantásticas y te ayudan a decidir si comprar uno u otro libro o cual buscar en la biblioteca, pero hoy por aquí no vamos a recomendar libros sino que quiero enseñaros el nuevo indice que he preparado para la sección de lectoescritura, porque los libros son importantes pero aprender a leer es fundamental.

¿cómo aprendemos a leer? ¿cuándo empezar a enseñar a los niños? es una de las grandes dudas de casi todas las familias y de los educadores, tanto si aprenden en casa como si no, la verdad es que hay teorías para todos los gustos, desde el Método Doman de estimulación temprana que enseña a leer a los bebes hasta los unschooller que dicen que los niños aprenderán solos cuando se sientan preparados (puedes aprender más sobre esto en este libro: Teach your own. Nosotros hemos seguido en casa lo que se llama método ecléctico y la verdad es que estamos satisfechos.





A lo largo de los tres años que llevamos escribiendo este blog hemos  hablado por aquí de muchos aspectos de la lectoescritura, aquí te dejo una recopilación de los más interesantes: (pinchando en las imágenes llegarás a cada post, esto estará de forma permanente en la sección  LECTOESCRITURA para que sea fácil acceder al tema que nos interesa

Los comienzos:



La teoría:

               


Elegir y contar cuentos:



               


Ideas para empezar con la lectura;

   


Bueno, estas son unas ideas, poco a poco iré terminando el índice de lectoescritura porque hay muchas entradas sobre el tema ya en el blog y así es más fácil de encontrar todo.

Un abrazo. Feliz día















Rabietas infantiles

Tendemos, por lo general, a menospreciar o minusvalorar las rabietas de los niños o incluso (aún peor) llegamos a negarlas o rechazarlas: un niño bueno no tiene rabieta, no es para tanto, deja de llorar... son frases típicas que se escuchan por ahí.

Muchas veces culpabilizamos o juzgamos a los padres del comportamiento del niño, pocas veces nos ponemos en su lugar, es difícil saber reaccionar ante una "rabieta" y más aún cuando te sientes observado (y juzgado). La realidad es que cada padre encontrará su truco para enfrentarse a las rabietas de sus hijos, este será mejor o peor, pero sin duda será el mejor que su padre le puede ofrecer en ese momento, probablemente por que a él/ella lo trataron así siendo niño y no tiene más recursos para enfrentarse a esta situación.

¿Qué podemos hacer ante una rabieta?

Un adulto generalmente es capaz de decir ¡basta ya! cuando sabe que está a punto de explotar y aún así hay situaciones que nos superan y explotamos y tenemos "rabietas" aunque no nos tiremos al suelo del supermercado a llorar. Nuestras rabietas son distintas a las de los niños porque hemos aprendido a controlar nuestros impulsos, tenemos herramientas para manejar la situación y sin embargo, muchas veces nos vemos desbordados. ¡Es la gota que colma el vaso!

¿Cómo queremos pretender que un niño de tres años tenga los recursos necesarios? Día a día los niños se enfrentan a situaciones contradictorias y a decisiones con muchas variables y posibilidades, que en general les sitúan frente a un disfrute "a futuro" difícil de entender para un niño que vive y conoce únicamente el presente: Quiero algo y no puedo tenerlo. Esto pasa muchas veces cuando los padres utilizamos el premio para evitar una temida rabieta: "después de merendar te doy una chuche". Reconozco que es difícil mantenerse firme, pero hay que intentarlo (aunque a veces tenemos en contra nuestro más frentes abiertos de los que nos gustaría). Focalizar la atención en el niño que sufre rabietas a menudo es imprescindible para encontrar el problema real que lleva a este comportamiento.

Decir que las rabietas son parte de una etapa o una fase en el desarrollo de los niños es querer negar que los niños tienen sentimientos y necesidades. Las rabietas "viven" con nosotros en la niñez, en la adolescencia, en la edad adulta y en la vejez, simplemente van cambiando de forma, vamos aprendiendo a verlas venir y superarlas. Para los padres las rabietas deben ser una llamada de atención, deben ponernos alerta para prestar atención al niño. No me refiero a ceder en su demanda sino a ir más allá, preguntarnos ¿qué le pasa? ¿qué ha desencadenado esta reacción? Cuando un niño tiene un comportamiento que podríamos considerar de "ira" no podemos quedarnos simplemente en la acción superficial (el ataque, la rabieta) debemos buscar la causa de su malestar y en la medida de nuestras necesidades ayudar al niño a superar este obstáculo.

Dos ejemplos:


 Un ejemplo sencillo, que probablemente todos hemos vivido: rabieta por cansancio. Conocida por todos pero a la vez muy ignorada. Se puede dar a cualquier hora del día pero generalmente a partir de las siete de la tarde, posible escena: padres sentados en una terraza disfrutando por fin de un rato libre y niños que gritan a su alrededor sin control, en el transcurso del juego algo, puede ser un golpe, un juguete que uno quita a otro, lo que sea, desencadena el llanto instantáneo, el grito, el estrés. Es cansancio, sencillamente cansancio. Pero si hace un minuto estaba corriendo y pasándolo bien, sí pero el cansancio está ahí, y los padres debemos ser conscientes de la situación. Podemos irnos a casa respetando los ritmos del niño o seguir tomando algo respetando nuestras propias necesidades, son dos opciones posibles pero en ambas deberíamos intentar ser conscientes de que el niño esta cansado, demasiado cansado, tanto que está irritable. Si optamos por ir a casa deberíamos evitar las frases que lo culpabilicen "hala, ya nos vamos a casa, mira que te pones pesadito, no se puede ir contigo a ningún sitio" para decir algo así creo que es mejor no hablar.  Y si nos quedamos (por las razones que sea, puede que sea una ocasión especial) pues sería bueno coger al niño, calmarlo, acunarlo en nuestros brazos (da lo mismo la edad del niño para darle mimos y demostrarle que estamos aquí) e intentar seguir disfrutando de la velada y de la paternidad/maternidad como algo que forma parte de la vida, no como algo paralelo a la vida. 

He comprobado que lo mejor para evitar una rabieta es evitarla. Otro ejemplo clásico: rabieta en el supermercado. El consumismo de los niños muchas veces es descontrolado, se enfrentan continuamente a estímulos de compra, anuncios, publicidad, productos llamativos... por no hablar de las constantes contradicciones en las que caemos los padres por utilizar "productos de consumo" como premios o castigo. Ahora te doy esto, ahora no. Eso da para otros muchos post. Volvemos a la escena. Familia con niño en el super, el niño quiere algo y los padres dicen que no. Aquí cada padre tiene sus recursos. Empujar al niño hasta otro pasillo confiando en que olvide aquel objeto del deseo, esta opción tiene el inconveniente de que probablemente en el otro pasillo haya algo que nuevamente llame su atención. Otra opción es ceder, puede que no sea para tanto. Otra opción es ignorarlo y dejar al niño solo protestando o hacer eso de "este no es mi hijo" bueno, no se si funciona pero por lo que cuentan se utiliza bastante. A mi me funciona decir "no llevo dinero" y por lo general se acaba la discusión (esto lleva un aprendizaje anterior para hacer entender al niño el valor de las cosas) y una opción muy buena, en la que hay aprendizaje y cooperación y que evita la rabieta anticipándose a ella, que ya digo que es la mejor opción, es tan sencillo como llevar una lista de la compra. Si está en la lista, se compra, y en casa, en frío negociamos si compramos algún capricho, que vamos a comer, a desayunar, que hace falta para la casa... Esta opción además de anticiparse a una posible rabieta nos hace ahorrar y es bastante eficaz, y ya si los niños dibujan o escriben la lista de la compra mejor que mejor.

Aquí os dejo unos links con más reflexiones sobre las rabietas:



Y este sobre el consumo:





Antes de los 6: homeschooling o crianza

No voy a entrar en polémicas sobre la edad de escolarización obligatoria, no es ese el tema que me preocupa ahora mismo. Es algo mucho más personal, se trata de qué he estado hasta ahora haciendo con el niño en casa.

Reconozco que he pasado temporadas mejores que otras, supongo que también se debe a errores de primeriza que por suerte la bebé no va a tener que sufrir. Gracias a Dios hemos encontrado nuestro ritmo, hemos alcanzado una tranquilidad que por unas cosas y otras parecía no llegar nunca a nuestra familia, supongo que es verdad eso de que lo bueno se hace esperar, quizá así lo apreciemos más.

Y ahora que me siento más relajada me doy cuenta de que vamos a cumplir seis años como papás, seis años de experiencias nuevas, de alegrías y dificultades, seis años de felicidad. Puede parecer pretencioso o cursi pero al mirar a mi hijo siento orgullo, orgullo personal por haber sido capaz de seguir nuestro instinto y criar a nuestro hijo a nuestra manera y verle feliz. Y esto me lleva a otra reflexión, ya como mamá con la mente desescolarizada ¿criar o educar? ¿crianza o homeschooling? ¿Se puede hablar de "educación formal" antes de la lecto-escritura? Ahora friamente divido esta etapa en dos periodos: antes de los tres y después de los tres años. Dos etapas totalmente diferentes en la vida del niño (y de la familia).

educacion alternativa recursos familia homeschooling


Muchos días me agobiaba pensando: ¡hoy el niño no ha hecho nada! ¡se ha pasado el día jugando! y eso me estresaba bastante. Cometía el error de compararme con otras familias escolarizadas y pretendía llevar la escuela a casa cuando justamente eso era lo que quería evitar.

Hemos hecho muchas cosas, muchas están reflejadas en este blog, pero creo que lo que más hemos hecho ha sido disfrutar. Tal vez suene poco pretencioso pero esa es la verdad. Disfrutar de cada momento. A pesar de mis momentos de Síndrome de Angustia Homenschooler, a pesar de que he puesto más de una "malvada ficha" para que hiciera el mayor, en general nos hemos guiado por lo que le apetecía hacer al niño y así hemos descubierto insectos y cazado más bichos de los que jamás hubiera imaginado. Hemos descubierto estrellas, el placer de los cuentos, el teatro, la música... Yo como mamá he aprendido muchísimo, he leído y me he preparado cada día para poder ofrecerle lo  mejor cuando llegue el momento, cuando ellos estén preparados. He cometido errores por querer avanzar más rápido de lo que el mayor estaba preparado, por querer seguir métodos que a mí me han parecido fabulosos como Charlotte Mason pero que no han cuajado en el mayor (aunque sin forzar hemos seguido sus indicaciones: lecciones cortas, cortísimas, los living books... He conocido sistemas que hemos implementado y ajustado a nuestras necesidades como las educajas o workbox, que por momentos he amado y también odiado ¡cuándo no haciamos nada de lo planeado ese día! Momentos de caos que ahora me hacen sonreír pero que me han agobiado mucho ¡no llegamos! ¡no llegamos! cómo si hubiera que llegar en día y fecha a algún sitio sin darme cuenta de que esto es a largo plazo.

Poco a poco hemos encontrado nuestro camino... y así pasaron seis años.




Compartir y respetar

Una de las frases "favoritas" de los niños (y de muchos padres) es "hay que compartir". A mí esa frase cada día me chirría más. Por circunstancias de la vida mi hijo se ha visto en la necesidad de "ceder" o "compartir" muchos de sus juguetes, muchos no quiere decir todos, tiene algunos que son especialmente apreciados para él y esos no los deja ni estando en confianza, mucho menos a desconocidos. Sí, los niños a los que no se ha visto nunca también son desconocidos. Por eso frente al "hay que compartir" yo respondo: "también hay que aprender a respetar lo de los demás; muchos padres me miran extrañados, algunos sorprendidos y otros ponen cara de "vaya niño consentido". Pues no.



Sólo alguien que se queda en la anécdota superficial puede pensar que un niño es un consentido por no dejar un juguete. Puede ser su favorito, puede ser nuevo, puede ser simplemente un niño cuidadoso escarmentado de que le rompan sus cosas, puede sencillamente tener un día "no".
¿por qué no respetar? ¿por qué no enseñar también que las cosas tienen dueño? que NO ES NO. ¿Por qué el propietario tiene que justificarse o incluso a veces disculparse? Los padres ponen cara de "perdona, mi hijo es un egoísta" ¡pues no lo es! es una persona normal. Y si no deja un juguete no pasa nada y si lo deja pues mejor, probablemente se diviertan más jugando juntos, pero tiene que descubrirlo por sí mismo. O tal vez no, tal vez el juguete se rompa ¿y entonces? ¿qué explicamos a nuestro hijo si le hemos obligado a compartir? ¿qué le estamos enseñando? ¿qué está aprendiendo?

No se debe obligar a compartir por eso en casa somos partidarios de aprender a respetar, que tampoco es tarea fácil.



El primer mes del bebé

El primer mes de un bebé se pasa demasiado de prisa, aún más rápido si es el segundo, ni que decir si se trata del tercero... La emoción de la llegada, los nervios por acoger a esa nueva persona a la que llevas tanto tiempo esperando, a veces nos juegan la mala pasada de no dejarnos disfrutar de esos primeros momentos.





El primer mes del bebé es el momento de encontrarte cara a cara con tu pequeño, contemplarlo activamente, su mirada, su olor, su tacto. Es el momento de crear un vínculo mágico con la lactancia, de intentarlo, de conseguirlo. Es el momento de olvidar nuestras expectativas, tanto las positivas como las negativas ¿por qué duerme tanto? ¿por qué no duerme? ¿por qué llora? ¿por qué no llora? y regalarnos la felicidad de conocer a nuestro bebé.

No se si es políticamente correcto decirlo pero estos primeros días son para el bebé y la mamá. Sólo para ellos. Tanto si es el primero como el quinto bebé se debe respetar ese momento mágico de unión entre bebé y mamá, abriendo el círculo al núcleo familiar cuando existen el papá y los hermanos. Después estarán los abuelos, amigos y demás familia. Obviamente la emoción e ilusión de todos al ver al nuevo miembro de la familia impide cumplir esto al 100% pero creo que sería bonito que la mamá en esos momentos no tuviera que preocuparse por nada que no sean ella misma y su bebé, y mucho menos por asuntos absurdos como el que dirán o el quedar bien y otras estupideces varias que se dan tanto en estas ocasiones en nuestra sociedad del aparentar y el fingir.

Laissez faire, laissez passer. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...