Organización y flexibilidad

Ya lo dijo Xavier Alá (socio fundador de A.L.E, Asociación para la Libre Educación) "Las familias que funcionan educando en casa son las que tienen ritmos, estructuras y pautas". Algunas personas piensan que lo homeschooler somo personas antisistema que simplemente no queremos llevar a nuestros hijos al colegio por no madrugar. Yo me levanto cada día a las seis de la mañana para sacar adelante mi trabajo dentro y fuera de casa y se que muchas mamas, si, sobre todo las mamas, roban horas al sueño para organizar el trabajo de cada día.

Es fundamental tener una visión a largo plazo de lo que queremos. No podemos esperar que un niño se aprenda las letras en una semana, pero a veces nos agobiamos pensando en que no hemos hecho lo suficiente a lo largo del día, solemos dar más importancia a lo que no hemos hecho que a lo que sí hemos hecho, hay días que todo nos parece poco.


Es un error común fijarnos sólo en lo que no nos ha dado tiempo a hacer, sin pensar en todas las cosas que hacemos a lo largo del día ¡aunque no siempre coincide con lo que habíamos preparado!

En mi caso, preparo los domingos lo que vamos a hacer a lo largo de la próxima semana y es difícil adelantarse a todos los imprevistos o situaciones que pueden surgir. Por eso es importante ser flexibles o la angustia nos colapsará y será peor. Las actividades programadas que no realizamos las dejo para la semana siguiente ¡de esta forma organizar la siguiente semana es más sencillo! Si alguna actividad, por el motivo que sea, no funciona en dos semana, la descarto o la cambio, la doy unas vueltas para plantearla de otra forma, porque algo falla en esa idea que no motiva a mi hijo. Este ejercicio de "replanteamiento" es más difícil de lo que pensamos porque al preparar una actividad por primera vez ponemos todo nuestro empeño en ella, tiempo y esfuerzo, busquedas en internet, libros, compra de material... y cuando todo este trabajo pasa totalmente desapercibido por el niño, obviamente causa frustración, aunque no lo queramos, ¡tanto trabajo para nada! Pero debemos ser conscientes de que el objetivo final no es nuestra satisfacción personal sino conseguir que nuestros hijos desarrollen su propia identidad, sus propias preferencias a la vez que debemos respetar su ritmo de aprendizaje, que no siempre coincide con nuestras espectativas en una u otra materia.

Organización y flexibilidad son dos palabras clave para una educación en familia con éxito. Organización para que la casa no sea un caos y el material de estudio improvisado y flexibilidad para adaptarnos a los imprevistos que surgen cada día cuando educas en casa.

Feliz día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué te ha parecido la entrada de hoy? ¿Quieres qué hablemos de algún tema en especial? Déjanos tus comentarios y sugerencias. Participa en nuestro blog y para no perderte nada déjanos tu email y suscribete a nuestro newsletter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...