Cómo contar un cuento (según la edad de los niños)

Hay dos maneras de relacionar al niño con los libros y cuentos, las dos igual de importantes y necesarias.
Una dejándole libremente manipular el libro (en una primera etapa como un objeto o juguete más) o contándoselos, siendo sus mediadores entre la historia y el niño. En esta entrada, daremos algunas pautas que nos ayudarán a ser el medio para acceder a la liratura infantil.

Sin darnos cuenta, desde el seno materno, le hemos contado los primeros cuentos a nuestro hijo/a,  a través de las nanas y esas palabras de amor que le ofrecíamos imaginándonos cómo sería todo cuando nacieran.

En el primer año de vida, el cuento es una forma más de interacción y juego entre el bebé y el adulto. Se recomiendan cuentos cortos y libros con imágenes grandes y poco texto. Imágenes simples, con colores vivos. Es conveniente ofrecer libros con fotografías de la vida real (realia) y dibujos, que no solo vean el dibujo de un perro, si no también fotos del perro, como ven por la calle.
En el segundo año de vida, al contar los cuentos estimularemos al bebé para que interactúe, le pediremos que busque en las ilustraciones ¿dónde está el perro?, creo que en este momento "empiezan a leer", están descifrado signos e imágenes (¿no es eso leer? la decodificación de un signo escrito), al menos  lectura de imágenes, un paso esencial para el proceso de aprendizaje en la lecto-escritura. En este momento adoran los libros con pestañas que ellos pueden abrir, cerrar, descubrir personajes escondidos. Son libros con más texto por página, pequeñas frases. Para mí el mejor cuento para esta etapa es "el pollo Pepe" y otros similares,  que os recomendábamos en la entrada http://educaciondiferentealternativa.blogspot.pt/2014/02/que-libro-elegir-segun-la-edad-del-nino.html

El ritmo, la repetición...hará que el pequeño memorice el cuento y reproduzca los gestos en su propio cuerpo.


En el tercer año de vida, el texto empieza a cobrar un poco más de protagonismo, contamos historias con argumentos simples para que nuestros hijos puedan seguir. Es imprescindible usar una buena entonación que capte su atención, el ritmo (acelerar cuando descubrimos que empiezan a dispersarse, relentizar cuando va a ocurrir algo importante), modelar la voz (cambiando de tonos graves a agudos según la carazterización del personaje, su edad, su tamaño...: Papá oso siempre hablará más fuerte y grave que osito pequeño o que mamá osa).


 Oír leer bien, con la debida entonación y sentido desarrolla el gusto por la lectura.
A partir de esta edad es recomendable leer o contar el libro de dos maneras diferentes: unos días daremos mayor importancia al texto, leyéndolo fielmente y otros días haremos lectura de imágenes, preguntándoles: ¿qué crees que le pasará al osito?¿está triste o contento?(señalando su gesto) ¿por qué crees que se sentirá así?, ¿dónde está? (fijándonos en el escenario en el que se desarrolla la acción?), ¿es de día o de noche? ¿hace frío o calor?¿es primavera, verano, otoño o invierno? fijándonos en el coler de las hojas de los árboles, en la ropa que llevan los personajes... ¿dónde está el pájaro?¿arriba o abajo?¿encima de la mesa o debajo?¿delante o detrás?).
Con este procedimiento estamos desarrollando el lenguaje, permitiéndo que nuestros hijos se expresen, aprendan conceptos espaciales en el plano horizontal del libro, que aprendan vocabulario, que desarrollen la atención, que busquen pequeños detalles (atención plena), que lean sepan capaces de descubrir y empatizar con los sentimientos y emociones de los otros, además de poder verbalizar las suyas y   poder leer imágenes (primer escalón para aprender a leer).
Desde esta edad podemos inculcar a nuestros hijos el dialogar sobre lo que se les ha leido, qué les ha parecido el cuento, cómo se han sentido, si a ellos les pasa algunas veces eso, si les gustaría hacer algo que ha hecho el personaje...os váis a sorprender con sus respuestas.
A los cuatro  y cinco años el procedimiento es el mismo, pero atendiendo a los temas de interés y la madurez del niño.
A partir de los cinco años, en muchos centros educativos españoles, los niños empiezan a leer, los libros apropiados para que ellos puedan leer por sí mismos, deben tener vocabulario más simple y texto más corto que el que usamos cuando les leemos nosotros, más apoyado en las ilustraciones. En este momento les son de gran ayuda los libros con pictogramas.
 No olvidemos que es importante que nosotros sigamos leyendo para ellos y que debemos ser críticos en el contenido y la forma de los libros que ofrecemos a nuestros pequeños.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué te ha parecido la entrada de hoy? ¿Quieres qué hablemos de algún tema en especial? Déjanos tus comentarios y sugerencias. Participa en nuestro blog y para no perderte nada déjanos tu email y suscribete a nuestro newsletter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...