CRIANZA RESPETUOSA



La crianza respetuosa, también conocida como crianza con apego, busca el bienestar del niño respetando su desarrollo natural sin supeditarlo al ritmo de vida de los adultos. Lo primero que se debe dejar claro es el nombre de esta corriente que busca un regreso a la crianza natural. Se habla de crianza con apego e incluso de crianza con amor, pero  la denominación que prefieren  padres y profesionales que defienden esta crianza natural es crianza respetuosa o crianza consciente.  Decir crianza con apego o crianza con amor da lugar a errores y confusiones e incluso a malentendidos pues, en general, todos los padres tratan a sus hijos con amor y sienten apego hacia ellos, sin embargo no siempre se respetan los tiempos del niño.

La crianza respetuosa busca un equilibrio natural para la mamá y el niño. Se pretende volver a los orígenes de la maternidad, al instinto maternal. Pero no es un método con reglas y normas que haya que seguir al pie de la letra. No puede decirse que haya unas reglas determinadas, quizá la única es no dejar llorar al bebe sin más. Si el bebe o el niño lloran es porque les pasa algo, el llanto es su forma de comunicarse con los adultos, nunca una forma de chantaje. La crianza respetuosa más que una teoría es un estilo de vida para padres e hijos, algo que en algunos aspectos la hace parecer una moda elitista, pues se piensa que sólo los más privilegiados pueden permitirse que uno de los progenitores (suele ser la madre) se quede en casa para cuidar de sus hijos, pero en realidad es cuestión de prioridades: ¿Qué es lo que quiero para mi familia?



 Es cierto que la crianza respetuosa está muy relacionada con la lactancia materna y el colecho pero va más allá de estas actividades e incluso se da en familias que no practican ni una ni otra. Es una actitud. Es permitir al niño crecer y desarrollarse a su ritmo sin ajustarlo a la fuerza al estilo de vida de los adultos. Esto no supone un consentimiento total a los deseos del niño, hay límites, normas y responsabilidades, simplemente que estas se  intentan adecuar al desarrollo del bebe y el niño, y no a los deseos, muchas veces cambiantes, de los adultos.

Hoy en día los niños están expuestos a un ritmo de vida acelerado. El estilo de vida de la sociedad actual dominado por la economía y el consumo exige cada vez más precocidad a nuestros hijos. Se ha adelantado la edad de escolarización, se ha adelantado la edad a la que dejan de jugar y se ha adelantado su iniciación en la sexualidad. En definitiva, el tiempo de la infancia se ha reducido de forma considerable en las últimas décadas. De ahí la inquietud de muchos profesionales y muchos padres por dar a conocer la importancia de respetar las necesidades del niño.

La crianza respetuosa no  trata de sacar todo el rendimiento a nuestros hijos para que sean los mejores en el colegio, ni pretende que sean los niños más obedientes del parque. La crianza respetuosa deja a los niños ser niños, cada uno con su personalidad, y a los padres ser padres que abrazan, besan y atienden la llamada de sus hijos, sea la hora que sea, sin sentirse culpables por ellos.

No dejes de leer el libro Bésame mucho del doctor Carlos González.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué te ha parecido la entrada de hoy? ¿Quieres qué hablemos de algún tema en especial? Déjanos tus comentarios y sugerencias. Participa en nuestro blog y para no perderte nada déjanos tu email y suscribete a nuestro newsletter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...