Domingo: desayuno en familia

Que el desayuno es la comida más importante del día es algo de lo que ya nadie duda. Para enseñar a nuestros hijos los beneficios de un buen desayuno, como de tantas otras cosas, lo mejor es demostrarlo con nuestro propio ejemplo y no hay un momento mejor que el desayuno de los Domingos. Sin prisas, sin horarios. La familia sentada alrededor de una mesa llena de cosas ricas para comer, parece una escena de teleserie pero es fácil de trasladar a la realidad.

La idea es crear una especie de buffet de hotel en casa por un día. Ponemos un buen surtido de cosas variadas.
Dulce y salado. Recordemos que los especialistas indican que un desayuno infantil equilibrado debe estar formado por cereales, lácteos y fruta.  Para los niños será como despertar y encontrar una fiesta y para nosotros será una buena forma de descubrir (si es que todavía no lo tenemos demasiado claro) que es lo que más le gusta desayunar a nuestro hijo. Si, porque a veces, de diario, por las prisas, nos limitamos al "colacao con galletas" pero el desayuno puede ir mucho más (sin invertir mucho más tiempo).

Vamos a poner dos ejemplos típicos de desayuno. Por que se trata de que sea fácil, tampoco es necesario que los papás se levanten a las 6 de la mañana, es domingo y es un día para que todos lo disfruten.

Desayuno más dulce: 


 - Zumo de naranja: si es recién exprimido mejor, claro.

-Pan tostado con mantequilla y mermelada: Como es un desayuno especial podemos poner botecitos de sabores variados para que los niños prueben y elijan los que más le gustan. Ahora, que todavía estamos en temporada de membrillo (de septiembre a febrero) se puede sustituir o complementar con una tostada con queso fresco y dulce de  membrillo. 
-Vaso de leche: sería bueno, dejar que fueran los niños los que decidan si poner chocolate o no, puede que nos sorprendan, no es necesario chocolatear siempre la leche. La leche calentita simplemente con un poco de azúcar o miel puede ser deliciosa. Dejar en la mesa también leche fría, para tomar sola o con cereales.
-Macedonia de frutas: seamos sinceros, si muchas veces no comemos fruta es por no pelarla, y realmente si lo piensas no es tanto trabajo, pero es la verdad. A los niños les pasa lo mismo, por eso, con una buena macedonia, hecha con la fruta que tengamos por casa, no habrá excusa. Si sobra macedonia, se puede guardar para preparar un pudin de frutas por la tarde o una fondant de chocolate ¡deliciosa!
-Batido de frutas: esta es una opción a la macedonia. Incluso un buen desayuno casi completo para mañanas con prisa, se trata de preparar una papilla de frutas, sí como cuando los niños eran más pequeños, con galletas y todo, y añadir leche. Es una bebida completa, sana y su sabor te lleva de cabeza a la infancia, a los niños supongo que esto último les da un poco igual, pero lo importante es que les gusta y en la batidora se hace en un pispas.
-Cereales con yogur: por que no siempre hay que tomarlos con leche. Variar  la forma de comer los alimentos de siempre los hace más atractivos y amplía el gusto de los niños. También podemos añadir trocitos de kiwi o fresas, según la temporada o nuestras preferencias.
-Bizcocho, magdalenas y galletas: si son caseros mejor, y si llevan cereales, mejor que mejor.

Desayuno más salado:

-Zumo de frutas variado: con nuestras frutas favoritas sobre una base de zumo de naranjas se pueden conseguir sabores sorprendentes y refrescantes que puede que nuestros hijos, simplemente no hayan probado nunca como la clásica combinación de naranja y fresas o la refrescante piña con kiwi. Es cuestión de experimentar con la licuadora.
-Sandwich de pechuga de pavo y queso suave: la pechuga de pavo tiene mucha menos grasa (y por lo general, también menos fécula) que el jamón de york, es una alternativa que sería bueno acostumbrarse a cambiar en la cesta de la compra, y si es bajo en sal pues mucho mejor. El cambio en el sabor realmente no es demasiado significativo sin embargo nuestro cuerpo a la larga nos lo agradecerá.
-Cuajada: como alternativa al típico yogur, si añadimos una cucharadita de miel nadie podrá resistirse.
-Tortillitas o huevos revueltos: vale, esto puede parecer más laborioso, pero un día es un día... se puede acompañar de unas rodajitas de tomate.
-Pan tostado con aceite y tomate: El famoso pan tumaca, que no es más que el clásico desayuno andaluz con un nombre más sonoro. Con un acento u otro, este plato nunca falla y no puede faltar en nuestro desayuno buffet, y si ponemos un poquito de jamón ¡felicidad total!
-Plato de embutido y queso: para que cada uno se prepare en bocadillito a su gusto.
-Panes variados: actualmente es fácil encontrar panecillos de sabores variados, con cebolla, con pasas y nueces, con sesamo o semillas de amapola. Un día es un día.

Estos son solo dos ejemplos, se pueden mezclar, fusionar, cambiar. Se trata sobre todo de recordar los básicos que deben formar parte de un buen desayuno: cereales, lácteos y fruta. Lo demás es cuestión de imaginación y de gusto. Dejar probar a los niños nuevos sabores y disfrutar en familia.

No puede haber una mejor manera de empezar en Domingo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué te ha parecido la entrada de hoy? ¿Quieres qué hablemos de algún tema en especial? Déjanos tus comentarios y sugerencias. Participa en nuestro blog y para no perderte nada déjanos tu email y suscribete a nuestro newsletter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...